Juan Lagos Aros
+28 de agosto 1914


4ta Compañia de Bomberos - Osorno “La alarma de las campanas del cuartel general, y de otras, señalaba haberse declarado un siniestro en el colegio de la Inmaculada Concepción ubicado en Matta esquina García Hurtado, hoy Colegio Santa Marta, a la llegada de las bombas, se puede advertir las proporciones de él y ya el convento y el colegio estaban convertidos en una inmensa hoguera.

La Cuarta Compañía “Zapadores”, en un impulso de decisión, toma la iniciativa de colocar escalas desde la propiedad vecina de don Dalmiro Vásquez, pues temen que puedan quedar atrapadas religiosas o alumnas en el interior. Varios voluntarios ascienden y se introducen al interior del edificio en llamas, entre ellos Juan Lagos Aros, quien no desmaya ante el peligro, en cumplimiento de su deber.

Al verse rodeados por el fuego los voluntarios trataron de escapar, sin darse cuenta de que Juan Lagos Aros había quedado en su interior”.

La versión del Acta de la Sesión de Compañía del mismo día dice; “se abrió la sesión a las 20:45 horas presidida por el Capitán Don Guillermo Cárdenas, quien inició el debate preguntando al Teniente 1° Teodoro Ochoa acerca de las circunstancias en que ocurrió la trágica muerte del Voluntario Juan Lagos Aros”.

“El interrogado expresó que al sonar la alarma de incendio saco la bomba en compañía del voluntario Candelario Rosas, dirigiéndose rápidamente al sitio amagado, el edificio del Colegio de la Inmaculada Concepción. En seguida hizo colocar unas escalas junto a la casa del señor Dalmiro Vásquez, introduciéndose acto seguido a dicha casa acompañado de otros voluntarios y comenzó a abrir puertas a fin de facilitar el salvataje de personas y muebles.

De improviso, sin que lograran advertirlo a tiempo, se vieron rodeados por el fuego. Cada uno de los voluntarios atrapados trato de escapar de las llamas como mejor pudo.

Cuando el Capitán y varios otros compañeros lograron salir y mientras eran atendidos por la Cruz Roja, notaron que faltaba Juan Lagos Aros a quien habían visto en el interior momentos antes. Inútiles fueron los llamados y todo intento por entrar nuevamente al edificio para rescatarlo lo que fue impedido por la voracidad de las llamas que ya abrazaban todo”.

El voluntario Rafael Mancheco expresa a continuación que ”él, Juan Lagos, Francisco Andrade y Candelario Rosas, se encontraban sacando las puertas del interior del edificio cuando la repentina y violenta aparición del fuego por diversos lados les obligó a abandonar la tarea. Dio orden de retirarse, pero solamente salieron tres voluntarios quedando en el interior Juan Lagos, quien murió carbonizado.”

La sesión se levantó a las 23:45 horas.

El Directorio General a su vez, sesionaba extraordinariamente el día 29 y tomaba nota oficialmente de la muerte en acto de servicio del Voluntario de la Cuarta Compañía Juan Lagos Aros, acaecida en el mencionado incendio a las 6:30 horas, acordándose efectuar los funerales con la importancia que revestía para tan doloroso caso el día 30 a las 09:00 horas.

El cadáver fue llevado al cuartel de la unidad, donde se erigió una severa capilla ardiente, montando guardia los voluntarios.

El día 30 de agosto, a las 09:00 horas, después de una formación del Cuerpo que formó frente al Cuartel General, se efectuó una misa de campaña, para en seguida dirigirse al cementerio de la ciudad con la concurrencia de todo el Cuerpo, Batallón de Zapadores, Instituciones Deportivas y Socorros Mutuos.

En el camposanto hicieron uso de la palabra el Superintendente Vicente Montecinos Rosas en nombre del Cuerpo; el Capitán de la Cuarta Compañía, Guillermo Cárdenas por la unidad; el Teniente López de la misma por sus compañeros de fila y varios otros tipos de oradores, depositando una corona en nombre de la Tercera compañía el voluntario de ella don Rafael Sáez.

El Voluntario Lagos dejaba esposa e hijos.

En Sesión del año 1954, la Municipalidad de Osorno, tomaba acuerdo de colocarle el nombre Juan Lagos Aros a una de las calles de la ciudad.

Juan Lagos Aros, Protomártir del Cuerpo de Bomberos de Osorno y Mártir número 22 de Bomberos de Chile.

La Cuarta le rinde honores como el primero en su lista de servicios. Su carro portaescalas “Q-4”, de igual forma tiene grabado su nombre y todos los años, el día 28 de agosto le rinde homenaje en una romería al cementerio Católico donde descansan sus restos.

4ta Compañia de Bomberos - Osorno